Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de asesoresruiz-cabello

El blog de asesoresruiz-cabello

En nuestro trataremos aquellos temas de actualidad que mas puedan interesar a las empresas

Reforma fiscal (I parte): IRPF, luces y sombras

El pasado 20 de junio el Consejo de ministros aprobó una importante reforma en la imposición directa, IRPF e Impuesto de Sociedades. En este artículo dedicaremos a analizar las novedades en el IRPF siguiendo el siguiente esquema:

  • En primer lugar veremos las novedades de la base imponible general.
  • En segundo lugar, analizaremos la base imponible del ahorro.
  • A continuación veremos los nuevos mínimos exentos.
  • Finalmente analizaremos las principales novedades en las deducciones del Impuesto.

BASE IMPONIBLE GENERAL.

Los tramos del tipo de gravamen se reducen de 7 a 5, reduciendo el máximo a tributar del 52% actual al 45% en el ejercicio 2016. Los nuevos tramos quedan de la siguiente forma:

Reforma fiscal (I parte): IRPF, luces y sombras

Como ya sabemos la base imponible general esta compuesta por los rendimientos del trabajo y los rendimientos de las actividades económicas principalmente. El esquema de liquidación de los rendimientos del trabajo es el siguiente:

  1. Importe íntegro devengado + contribuciones empresariales a sistemas de previsión social + retribuciones en especie.
  2. (-) reducciones especiales: generados en un plazo superior a dos años y obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo + prestaciones percibidas de sistemas de previsión social públicos y privados (pensiones y planes de pensiones).
  3. = Rendimiento íntegro del trabajo.
  4. (-) gastos deducibles.
  5. = Rendimiento neto del trabajo.
  6. (-) reducciones
  7. = Rendimiento neto reducido del trabajo.

El esquema de liquidación se mantiene como tal, afectando las novedades especialmente a las contribuciones a planes privados de pensiones, las reducciones especiales y las reducciones generales cuando se tratan de las aplicadas por obtención de rendimientos del trabajo.

Respecto a las contribuciones a planes de pensiones, actualmente y desde el 1 de enero de 2007, las aportaciones a estos planes contaban con una reducción (a aplicar sobre la base imponible que sería igual al rendimiento neto reducido si no hubiese mas rendimientos) tenían una reducción de hasta 10.000 euros si el la edad del contribuyente era de hasta 50 años, con el límite del 30% de los rendimientos netos de actividades económicas y de rendimientos del trabajo o de 12.500 con dicho límite de hasta el 50% si la edad era superior a 50 años. Con la modificación el límite máximo queda en 8.000 euros.

Las reducciones especiales se refieren principalmente a indemnizaciones no relacionadas con el despido (por ejemplo si la empresa traslada al trabajador de ciudad) o bien en aquellos casos cuya indemnización por despido supera los límites legales establecidos, estando exentos el 40% si su importe es inferior a 300.000 euros (esta medida se aplica sobre todo a las indemnizaciones de directivos y altos cargos de empresa cuyas indemnizaciones superaban ampliamente los máximos legales). A partir de ahora cualquier indemnización si tributará aunque se establece un mínimo personal de 2.000 euros por año trabajado, así por ejemplo un trabajador que haya estado en una empresa 10 años y reciba una indemnización de 30.000 euros (3.000 euros por año trabajado) tributara un total de 10.000 euros (30.000 - 20.000) es decir, un 33% de su indemnización aunque se ajuste esta a los máximos legales.

Finalmente la reducción por obtención de rendimientos de trabajo actualmente era de 4.080 euros para ingresos netos inferiores a 9.180 euros, cantidad que se va reduciendo para cuantías entre 9.180 y 13.600, y finalmente de 2.652 euros para cuantías superiores a 13.600 euros. Con la reforma se introducen dos modificaciones:

  • Por un lado se establece una reducción general de 2.000 euros que cualquier asalariado puede aplicarse.
  • Por otro lado, se establece otra adicional de 3.700 para rendimientos netos inferiores a 11.250 euros que disminuye hasta quedarse en cero para rendimientos netos superiores a 14.250. En la práctica significa que un contribuyente con rendimientos netos inferiores a 11.250 euros puede reducirse 5.700 euros, mientras que un contribuyente con rendimientos netos superiores a 14.250 solo puede reducirse 2.000 euros perdiendo 652 respecto a la norma actual.

En lo referente a los rendimientos por actividades económicas las novedades son dos principalmente: Las retenciones a los autónomos y los criterios de aplicación de la estimación objetiva. Las retenciones a autónomos que facturen menos de 12.000 euros pasan del 21 al 15% desde este mismo mes de julio lo que significa según ATA un ahorro estos próximos meses de 300 euros para 550.000 autónomos.

En lo referente a los criterios de aplicación de la estimación objetiva actualmente son los siguientes:

  • Que la actividad se incluya dentro de la Orden Ministerial que desarrolla este régimen.
  • El volumen de rendimientos íntegros de todas las actividades no supere los 450.000 euros o 300.000 en el conjunto de actividades agrícolas y ganaderas.
  • El volumen de los rendimientos íntegros de las actividades del artículo 95.6 del RIRPF (carpintería metálica, fabricación de artículos de ferretería, impresión de textos e imágenes, industria del mueble de madera, pequeños trabajos de construcción...etc) sean inferiores a 225.000 euros o 50.000 si representan mas del 50% del volumen total de rendimientos.
  • Volumen de compras de bienes y servicios no supere los 300.000 euros, excluidas las compras de inmovilizado.

Con la nueva norma se reduce el umbral de exclusión a 150.000 euros y se excluye a su vez a los autónomos que facturen menos de 50.000 euros a personas físicas a aquellas actividades del mencionado artículo 95.6 del RIRPF a las que se les aplicaba un 1% de retención. Como puede observarse si bien no se elimina este régimen, tal y como propuso la comisión de expertos, se restringe bastante su aplicación.

BASE IMPONIBLE DEL AHORRO.

La modificación de los tipos de gravamen queda como sigue a continuación:

Reforma fiscal (I parte): IRPF, luces y sombras

Otras novedades benefician a los contribuyentes que tuvieron que entregar su vivienda como dación en pago y a los preferentistas. Los primeros están exentos de declarar, en caso de que la hubiera, la ganancia patrimonial por la entrega de la vivienda en dación de pago, y los preferentistas podrán compensar las ganancias patrimoniales de las acciones que recibieron a cambio de sus acciones preferentes con la pérdida producida por este cambio (por ejemplo si un contribuyente que tenia en preferentes 30.000 euros recibe 24.000 euros en acciones obteniendo una ganancia por la venta de estas de 3.000, puede compensar estos 3.000 euros con los 6.000 declarando una pérdida patrimonial de 3.000 euros).

Se crea un nuevo producto de ahorro, denominado ahorro 5 con el beneficio fiscal de que supone la exención de los rendimientos que genere el capital invertido siempre y cuando se mantenga la inversión un mínimo de 5 años. A falta de mas referencias su funcionamiento es muy parecido a los planes individuales de ahorro sistemático (pias producto de ahorro ya tratado en este blog). los pias son productos complementarios a los planes de pensiones con al diferencia de que la aportación anual máxima es de 8.000 euros anuales y el montante total de 240.000 euros. Estos límites son independientes y no afectan a las aportaciones de los planes de pensiones, estando exentos los rendimientos generados por el capital invertido si se mantiene la inversión durante al menos 10 años y se percibe como renta vitalicia. Por lo tanto la diferencia entre un pias y ahorro 5 además del periodo de mantenimiento del producto de ahorro es que en ahorro 5 no se exige una forma determinada de percibir el capital y los intereses generados.

Los dividendos se ven penalizados con la reforma pues actualmente los primeros 1.500 euros estaban exentos, en cambio esta exención se elimina debiendo declarara la totalidad de los dividendos percibidos. Esta medida perjudica sobre todo al pequeño inversor por lo que no parece la mejor forma de incentivar nuevas formas de inversión

MINIMOS PERSONALES EXENTOS

Se incrementa el mínimo personal de los 5.151 euros actuales a los 5.550 euros a partir del ejercicio 2015. Además el resto de mínimos queda como sigue:

Reforma fiscal (I parte): IRPF, luces y sombras

DEDUCCIONES

Finalmente hay importantes novedades en las deducciones, por un lado se eliminan las deducciones para el alquiler y por otro se establecen nuevas deducciones de 1.200 euros que funcionan de forma similar a la ya existente de ayuda a la mujer trabajadora que permite o bien percibirla mensualmente mediante 100 euros mensuales o aplicar la correspondiente deducción en la declaración de la renta.

La eliminación de la deducción por alquiler beneficiaba tanto al arrendador como el arrendatario. El arrendador pierde pues tanto si al arrendatario es mayor o menor de 30 años la reducción se rebaja al 50% (del 60 al 50% y del 100 al 50% respectivamente). Pero quien realmente sale perjudicado es el inquilino que pierde todo derecho a deducción por alquiler de vivienda habitual. Esta deducción estatal consistía en un 10,05% con un máximo de 9.040 euros para rentas inferiores a 24.107,20 euros (en realidad el máximo se aplica a rentas inferiores a 17.707,20 reduciendo progresivamente).

Existe a semejanza de la eliminación de la deducción por adquisición de vivienda habitual un régimen transitorio por el cual los alquileres firmados a partir del 1 de enero de 2015 quedan totalmente excluidos. Hasta esa fecha se aplican los porcentajes de reducción actuales tanto al inquilino como al propietario respetando los contratos firmados anteriormente al 31 de diciembre de 2010, cuya reducción del 100% al propietario se realiza si el inquilino tiene entre 18 y 35 años. Por supuesto las CCAA tienen capacidad normativa en este sentido pudiendo el contribuyente acogerse a las mismas si cumple los requisitos.

Se establece en cambio nuevas ayudas para familias numerosa que se pueden resumir de la siguiente forma:

Reforma fiscal (I parte): IRPF, luces y sombras

Como puede observarse se crean diversas situaciones familiares que conllevan cada una ayuda de 1.200 euros acumulativos pudiendo llegar el importe de la misma hasta los 4.800 euros anuales si se compatibilizan las nuevas situaciones familiares con la ayuda por maternidad. Por ejemplo una familia en la que la mujer trabaje y tenga 6 hijos, uno de ellos con discapacidad superior al 33%, tendrá derecho a 1.200 euros por la situación de hijo con discapacidad, 1.200 euros por familia números, 1.200 por familia numerosa de categoría especial y finalmente los 1.200 euros de ayuda a la maternidad sumando los 4.800 euros máximos.

Resumiendo podemos decir que estamos ante una modificación que si bien en líneas generales consigue el efecto que pretende: disminuir las cargas tributarias a las rentas mas bajas, tiene bastante puntos oscuros como un tipo máximo marginal aún demasiado elevado y un claro castigo a los pequeños inversores, al alquiler y a los trabajadores despedidos que perciban una alta indemnización.

ASESORES RUIZ-CABELLO

Antonio.ruiz@allianzmed.es

957 788 056 - 620 833 035

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post